7 escenas de besos que se volvieron icónicos pero no estaban en el guion

7 escenas de besos que se volvieron icónicos pero no estaban en el guion

La magia del cine sucede detrás de cámaras, y la manera en que se concreta, rara vez llega a los oídos del espectador.

El largo proceso fílmico, desde la creación del guion, hasta la filmación, producción y edición, implica muchas veces ajustes sobre la marcha, que no estaban planificados pero que tienen excelentes resultados.

Tal es el caso de la lista que presentamos a continuación.

Top Gun (1986), Tom Cruise y Kelly McGillis

En esta escena, la pareja de Maverick (Tom Cruise) y Charlie (Kelly McGillis) se encuentran sentados en la motocicleta de él, conversando. Ella le dice que deben mantener su romance en secreto, a lo que Tom debe responder ciertos diálogos que jamás conoceremos, porque los olvidó, y en lugar de eso, decidió besarla. El beso improvisado quedó tan bien en cámara, que el director decidió dejarlo dentro de la cinta.

Lost in Translation (2003), Bill Murray y Scarlett Johansson

Este filme, que se ha convertido en un clásico de culto, termina con una escena en que Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson) se despiden, y él le dice algo al oído, que los espectadores desconocemos. Después de eso, le da un beso, que no estaba planificado. Simplemente, el actor lo consideró oportuno para la escena, y resultó tan bien que a la directora, Sofia Coppola, le encantó.

The Hunger Games: Mockingjay, parte 2 (2015), Woody Harrelson y Elizabeth Banks Desde la primera película de la saga pudimos ver la tensión entre los personajes Effie Trinket (Elizabeth Banks) y Haymitch Abernathy (Woody Harrelson), que poco a poco pasó de franca hostilidad a una amistad… y algo más, que nunca se concreta. Por ello, que Woody decidiera improvisar en ese momento y sellar la emotiva escena de despedida con un beso, fue un gran acierto. Dos personajes entrañables, opuestos, que descubren al final tener cosas en común. Edge of Tomorrow (2014), Tom Cruise y Emily Blunt En esta ocasión no fue el actor quien improvisó el beso, sino ella. William Cage (Tom Cruise) está atrapado en el tiempo y regresa siempre al mismo día, en el que trata de salvar a la humanidad, y en particular a Rita Vrataski (Emily Blunt). Aunque los directores no habían encontrado el momento ideal para el beso, sí deseaban incluirlo. Así que Blunt solucionó el problema, tomando a todos por sorpresa, incluido a Tom. X-Files (1999), David Duchovny y Gillian Anderson Desde el inicio de esta serie, la atracción entre los protagonistas Fox Mulder (David Duchovny) y Dana Scully (Gillian Anderson), tuvo a los fanáticos a la espera de un romance, del cual pudieron tener un pequeño vistazo en la temporada 7, aunque solo como parte de una trama en un universo paralelo. Y aunque el director siempre dejó claro que no habría romance y el beso no estaba en el guion, acabó sucediendo. Star Wars: The Last Jedi (2017), Mark Hamill y Carrie Fisher Cerca del final de la cinta, Luke Skywalker (Mark Hamill) y Leia Organa (Carrie Fisher) se despiden en una escena muy emotiva que hizo llorar a más de un espectador. Sin embargo, el tierno beso en la frente no estaba planeado, fue iniciativa de Hamill, y fue tan perfecto para la historia que a todo el staff le gustó. Jurassic World (2015), Chris Patt y Bryce Dallas Howard En este filme se presenta un romance entre el entrenador, Owen Grady (Chris Patt) y la manager de operaciones del parque, Claire Dearing (Bryce Dallas Howard). Aunque el beso no estaba en el guion, fue una ocurrencia de última hora del director, y de la que no supo nada Bryce, quien se llevó la gran sorpresa, lo que le dio mayor naturalidad a la escena.